Memoriales

Hermana Ann Margaret MCarthy, CSJ

Ann Margaret McCarthy

Nos reunimos para celebrar la vida de la hermana Ann McCarthy, hermana de San José durante sesenta y tres años. Ann ingresó a la Congregación el 8 de septiembre de 1950 y en la recepción se le dio el nombre de Hermana John Capistran.

Su primer ministerio fue como maestra en escuelas primarias. Posteriormente formó parte del personal de la Oficina Diocesana de Educación, se convirtió en directora de Bishop Kearney HS y superintendente de escuelas católicas en la Diócesis de Albany. Finalmente se convirtió en Decana Asociada de Educación en la Universidad de St. John.

Ann obtuvo una licenciatura en Estudios Sociales de St. Joseph College, una maestría en Estudios Sociales de Brooklyn College y un doctorado en Estudios Sociales de la Universidad de Georgia. Fue miembro de Phi Delta Kappa y recibió el premio como Mujer del Año de la Asociación de Mujeres Profesionales de Bay Ridge. Ann también publicó artículos y se desempeñó como presidenta del Consejo de Superintendentes de Escuelas Católicas del Estado de Nueva York.

Como congregación nos esforzamos por llevar el amor inclusivo y reconciliador de Dios a todos los necesitados. Llevamos a cabo la misión de Jesús de sanar, redimir y liberar al pueblo de Dios donde hay pobreza, ignorancia y sufrimiento debido a estructuras injustas. Las Hermanas de San José creen en el poder y la presencia de Dios siempre activo y creativo en nuestro universo. Debemos ser la presencia de Dios para los demás. Ann respondió a los impulsos del Espíritu en su propia vida y fue una presencia poderosa y creativa en múltiples maneras, pero especialmente en la educación. En su vida personal y profesional enseñó como enseñó Jesús, haciendo que las personas tomaran conciencia de sus dones y su autoestima inherente. A su manera, Ann influyó en la vida de su querida familia, así como en la de innumerables estudiantes y educadores. Lo hizo con gran entusiasmo, profesionalismo, tremendo ingenio y su distintiva sonrisa.

Enseñar como enseñó Jesús significa que nosotros también debemos salir al mundo de nuestro tiempo y abordar sus males. Honramos la vida de Ann hoy y podemos asegurarnos de que su influencia perdure si trabajamos para que otros puedan desarrollar sus dones y usarlos para llevar el mensaje del evangelio a nuestra sociedad.

Ann, te agradecemos y celebramos el regalo de tu vida a nuestra congregación y a las multitudes que se han beneficiado de tus esfuerzos. Que ahora disfrutes de la plenitud de la paz y el amor de Dios sabiendo que tu influencia perdurará a través de las vidas que has tocado.

 

Comparte esta página: